Petro: «Condenar a Assange es ser cómplice de violaciones de derechos humanos»

0
204

Gustavo Petro, presidente de Colombia, expresó su apoyo a Julian Assange el martes, justo cuando dos jueces en Londres debían decidir si el fundador de WikiLeaks puede apelar su caso en el Reino Unido o si será extraditado a Estados Unidos.

En un mensaje publicado en su cuenta de X, Petro declaró: «Toda mi solidaridad con Julian Assange, condenarlo es condenar la libertad de prensa y ser cómplices de las violaciones de derechos humanos de la población excluida, pobre y bombardeada del sur».

Petro se reunió con representantes de WikiLeaks en noviembre de 2022, pocos meses después de asumir la presidencia, con el objetivo de apoyar la lucha mundial por la libertad del periodista Julian Assange. Además, anunció que hablaría con el presidente estadounidense, Joe Biden, para pedir que no se presenten cargos contra un periodista por decir la verdad.

Assange fue inicialmente arrestado en 2010 por un caso instigado por Suecia, pero luego fue detenido nuevamente en abril de 2019 a solicitud de Estados Unidos, quien lo acusa de 18 delitos de espionaje e intrusión informática debido a las revelaciones de WikiLeaks.

Dos jueces del Tribunal Superior de Reino Unido deberán determinar, luego de las audiencias de esta semana, si los argumentos presentados por la defensa de Assange justifican un nuevo recurso o si procederá la extradición.

Los abogados del periodista argumentan que no puede ser entregado a Estados Unidos debido a que los delitos que se le imputan son de carácter político, lo cual violaría el Tratado de Extradición entre el Reino Unido y Estados Unidos de 2003.

Durante la audiencia, los abogados también mencionaron el descubrimiento de una trama de la CIA para secuestrar o asesinar a Assange cuando se encontraba refugiado en la embajada de Ecuador en Londres, entre 2012 y 2019, lo cual demuestra la motivación política del caso.

Además, acusan a Estados Unidos de violar los derechos de Assange al imputarle cargos sin precedentes con penas impredecibles, subrayando que es la primera vez en la historia del país que un editor es procesado por obtener o publicar secretos de Estado en lugar de simplemente filtrarlos.