Prepara eclipse a Norteamérica para un momento de asombro

0
687

Desde Mazatlán hasta Terranova, habitantes esperan el gran espectáculo

El Diario de El Paso

El momento en que Julie McKelvey vio el sol, algo dentro de ella cambió.

Estaba colgando de una cuerda en un lado del Monte Everest, a cuatro horas de la cima. La noche estaba congelada, la pendiente era de unos 60 grados empinados, el oxígeno era escaso mientras ascendía al punto más alto de la Tierra. En la oscuridad, sintió el miedo y el poder de la montaña. Se enfocó exactamente en dónde poner su pie, su mano, junto con sus compañeros escaladores.

Entonces, a su lado derecho, vio un destello naranja.

“Veo este amanecer que nunca olvidaré mientras viva”, reflexionó. “Los colores, es simplemente rojo, y luego es naranja, y luego es amarillo, y luego viene el azul. Fue increíblemente espiritual para mí y hermoso”.

McKelvey, madre y ejecutiva de Pennsylvania central, buscaba palabras para capturar la emoción de ese momento. Se sintió tan conectada con algo mucho más grande que ella misma, algo que creía que la amaba.

“Todo el asunto es muy asombroso. A-s-o-m-b-r-o-s-o”, dijo.

Millones de personas esperan su propia experiencia de asombro impulsada por el sol el lunes. Un eclipse solar total recorrerá América del Norte, desde Mazatlán, Sinaloa, México, pasando por Indiana hasta Terranova. Más de 30 millones de personas viven en la trayectoria de la totalidad, donde por unos minutos la Luna bloqueará completamente el Sol, y la oscuridad tragará la luz del día. Un halo brillará blanco detrás de la Luna, la corona del Sol.

En medio de la prisa por comprar gafas de eclipse para proteger los ojos y verificar si las nubes interrumpirán la vista, se está desarrollando una experiencia humana más profunda. El eclipse toca una emoción primal y evoca para muchos un tipo de momento místico y maravilla infantil mientras la conciencia de lo celestial abarca la Tierra. Es un recordatorio para todos, en el mismo día, de que la vida puede ser mágica.

Para una nación dividida por todo tipo de cismas, el eclipse y el asombro que inspira ofrecen un momento de unidad, aunque breve. Es un recordatorio de la experiencia colectiva de estar vivo, de la danza entre la espiritualidad y la ciencia, y el mero asombro de ser parte de la historia más grande de las cosas.

“Los fenómenos astronómicos probablemente siempre han sido una fuente de asombro y miedo, desde que el Homo sapiens pudo ponerse de pie y mirar el cielo nocturno”, dijo Priyamvada Natarajan, profesora de Astronomía en la Universidad de Yale. “En estos tiempos realmente turbulentos, estas experiencias de asombro colectivo probablemente sean extremadamente útiles para mostrarnos a trascender el ruido y el caos cotidianos de nuestras vidas, y de las vidas de las naciones”.

En la antigüedad, las comunidades en India creían que un eclipse era un demonio que devoraba el sol, dijo Natarajan. Pero ahora un eclipse es una oportunidad para rendir homenaje al poder explicativo de la ciencia. Y en la sociedad secular moderna, ofrece un sentido de pertenencia, un momento colectivo como la expresión religiosa de la oración y la gratitud.

“La cuestión es sobre la trascendencia”, dijo.

Incluso la NASA, en su desglose científico, momento a momento, del eclipse, insta a “echar un vistazo a las personas que te rodean: muchas personas tienen una respuesta emocional profunda cuando el eclipse entra en totalidad”.

El reverendo Guy Consolmagno, director del Observatorio Vaticano, el instituto astronómico oficial del Papa que data del Renacimiento, espera ver el eclipse desde Indiana a través de sus pequeños binoculares Celestron.

Recordó la sensación de asombro que sintió al regresar de la Antártida y poder ver la nebulosa Eta Carinae por primera vez. Y el momento en el laboratorio estudiando meteoritos cuando vio un patrón en los datos que nunca antes había visto.

“El Universo es elegante, es hermoso, y es hermoso de una manera que te sorprende”, dijo Consolmagno. “Quizás es un sentido de cómo es Dios”.

Si no tuvieras idea de que estaba ocurriendo el eclipse, sería aterrador, dijo. Pero cuando puedes predecir hasta el segundo cuando comienza, cuándo estará en su máximo y cuándo terminará, “se convierte en una delicia que puedo estar tan en sintonía con el Universo”, dijo. “Eso, para mí, cristaliza lo que es ser científico, ser lo suficientemente inteligente como para predecir pero luego estar abierto a sorprenderse”.

Emoción positiva 

La semántica de “asombro” está vinculada al miedo, pero el asombro es en realidad una emoción positiva, dijo Dacher Keltner, psicólogo de la Universidad de California, Berkeley, quien escribió un libro sobre el asombro.

“El asombro es una emoción cuando te encuentras con cosas que no entiendes”, dijo. “La maravilla sigue a las experiencias de asombro porque quieres explicar el misterio de eso”.

El sentido de trascendencia en la religión no es muy diferente de lo que él ve como científico al encontrarse con la evolución. “Probablemente estamos hablando de la misma experiencia”, dijo Keltner.

Hoy en día, la mitad de los adultos en Estados Unidos reportan sentirse solos, y la tecnología desconecta a las personas de la realidad física vivida de la experiencia humana. Las realidades virtuales prometieron un futuro “asombroso” pero no lo han logrado, dijo Keltner, y la gente tiene hambre de algo más, de emociones trascendentales, de un sentido de pérdida del yo.

“Hay algo profundo en compartir nuestra conciencia de eventos significativos”, dijo.

Textos antiguos en sánscrito como el Bhagavad Gita mencionan “adbhuta”, describiendo una expresión de asombro y maravilla que da miedo, dijo Deepak Sarma, profesor de Religiones y Filosofía Indias en la Universidad Case Western Reserve. Aunque “adbhuta” tiene algo de temor, es hermoso.

“Tal vez algo que es maravilloso debería ser algo temido”, dijo Sarma.

El eclipse pasará directamente sobre la casa del profesor, y Sarma (que utiliza pronombres no binarios) planea estar afuera e invocar varias oraciones hindúes y rituales wiccanos con su pareja y su gato.

El eclipse es igualitario, está disponible para todos, y no sólo para los humanos. “Todas las criaturas sensibles van a experimentar esto, incluso las criaturas no sensibles”, dijo Sarma, señalando que incluso las piedras en el suelo se enfriarán cuando el sol desaparezca.

Durante el eclipse total de 2017, Daniel Beverly, investigador postdoctoral en la Universidad de Indiana, midió lo que sucedía con las hojas individuales de salvia cuando el sol se oscurecía. La planta mostraba signos bioquímicos de estrés, ya que la fotosíntesis se detenía y la captación de carbono disminuía, dijo.

Esta vez, tiene experimentos configurados para medir el impacto en todo un bosque de arces azucareros, robles blancos, álamos tuliperos y sasafrás. Es una oportunidad rara para aprender cómo afecta un eclipse no sólo a un individuo sino a todo un ecosistema, dijo Beverly.

“Nunca tenemos la oportunidad de hacer que un bosque completo se oscurezca durante cuatro minutos”, dijo. “Es una oportunidad para conectar puntos que normalmente no tenemos”.

De abajo hacia arriba

El asombro no se encuentra sólo en los cielos. El eclipse no pasará por Arizona, pero en el fondo del Gran Cañón, Sarah Haas, subdirectora de Ciencia y Gestión de Recursos del parque nacional, está llena de asombro mirando hacia arriba desde el río Colorado.

“Estás obteniendo una instantánea desde el fondo de la Tierra, mirando hacia atrás, los colores y el cielo, desde el río”, dijo. “Hay algo muy conectado con el alma sobre esa experiencia”.

Lejos de la tecnología y el servicio celular, hay una sensación de ser parte de la historia del cañón, tallado durante millones de años. Haas lo siente en el olor de estar en la zona ribereña en el borde del río, en la vista de cómo las rocas rojas han aterrizado con el tiempo y en las sorpresas del agua que sube de los manantiales.

“El río es esta entidad viviente que se mueve y se ajusta con el tiempo, y simplemente estás en el viaje de la experiencia del río y las rocas y los rápidos de ese día”, dijo.

Un año después de escalar el Monte Everest, McKelvey todavía está desempacando la emoción. Recientemente terminó otra cima, convirtiéndose en una de las pocas mujeres en el mundo en alcanzar las cumbres más altas de los siete continentes.

Al igual que la experiencia de la totalidad del eclipse, que dura sólo unos minutos, su tiempo en la cima del Everest fue breve, tal vez sólo 20 minutos, dijo. Quizás eso pueda ser parte de la revelación.

“Lo que me estoy dando cuenta es que fue el proceso todo el tiempo. Nunca se trató de la cima de ninguna de las montañas”, dijo McKelvey.

Lo más impresionante de todo fue simplemente estar presente en el momento, tanto para el mundo como para quienes la rodeaban mientras sufrían juntos en el frío y se animaban mutuamente, dijo.

“Ahí es donde está la magia”, dijo. “No estoy viviendo en el pasado, no estoy viviendo en el futuro … estoy aquí”.