Prisoners Defenders denunció que hay 1.047 presos políticos en Cuba y enfatizó en que todos son torturados

0
371

La organización Prisoners Defenders denunció que en Cuba existen actualmente 1.047 presos políticos, y destacó que todos ellos son sometidos a torturas. Su informe más reciente señaló que en el mes de julio se registró el ingreso a prisión de 14 personas por motivos políticos.

Según la ONG, la mayoría de estos 1.047 prisioneros políticos en Cuba son civiles no afiliados o militantes políticos. Además, su estudio exhaustivo sobre la tortura en Cuba reveló que todos los prisioneros de conciencia y políticos son torturados diariamente, así como también sus familias por defender su inocencia o denunciar las inhumanas condiciones en las que viven sus seres queridos en prisión.

El informe también destacó que los grupos más afectados por la tortura en prisión son los menores, los jóvenes, las mujeres y la comunidad LGTBI. Según el estudio, el 80% de los presos sufren al menos cinco tipos de tortura, y algunos incluso son víctimas de hasta 15 formas distintas de tortura.

La organización hizo hincapié en el caso de Leadi Kataleya Naranjo Rillos, una niña de tres años hija de un preso político, quien fue citada a declarar con la amenaza de ser acusada de desobediencia si no se presentaba.

Prisoners Defenders atribuye estas acciones a la amenaza del régimen cubano de quitarles a los hijos a las familias que participaron en las masivas protestas del 11 de julio de 2021. Según la ONG, el nuevo Código de Familia aprobado en Cuba permite arrebatar la custodia de los hijos sin ninguna tutela judicial, basándose solo en «conductas observadas». La organización critica que ciertos periodistas del mundo libre hayan elogiado el Código de Familia únicamente por reconocer la unión de parejas del mismo sexo, sin analizar el texto completo que también permite esta grave violación a los derechos de las familias.

Prisoners Defenders resalta que el gobierno de Cuba repite una y otra vez la mentira de que el «bloqueo» es la causa del hambre y utiliza este argumento para justificar la represión y los crímenes contra la humanidad. La organización señala que son pocos los que en la socialdemocracia europea se remiten a los hechos y evalúan cada afirmación sobre este supuesto «bloqueo», así como tampoco han consultado las cifras de importación y exportación del régimen cubano en los últimos 20 años.

En cuanto a las cifras actualizadas contenidas en la lista de prisioneros políticos en Cuba, la ONG reporta un total de 1.047 personas. Estas personas están sufriendo condenas o medidas de limitación de libertad impuestas por las fiscalías, sin supervisión judicial y en violación flagrante de las leyes internacionales que protegen el debido proceso y la defensa efectiva.

Además, en la lista se incluyen 35 menores que cumplen sentencias o están siendo procesados por motivos políticos, así como también 116 mujeres (incluidas mujeres trans) que siguen siendo víctimas de persecución política y limitación de sus derechos fundamentales. También se destaca la situación de las mujeres trans encarceladas junto a hombres, lo cual supone una violación a su identidad de género.

En resumen, el informe de Prisoners Defenders revela una alarmante situación de represión y violaciones a los derechos humanos en Cuba, donde existen numerosos presos políticos sometidos a torturas y sus familias también padecen represalias por defender su inocencia. La organización aboga por la libertad y el respeto a los derechos fundamentales en el país.