Programa secreto de EEUU espió a funcionarios de Venezuela burlando el derecho internacional

0
179

Según un informe secreto obtenido por The Associated Press, la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) llevó a cabo una operación encubierta en Venezuela durante varios años, infiltrando agentes para grabar a escondidas y fabricar casos de narcotráfico contra el liderazgo del país. El informe, conocido como «Operación Tejón del Dinero», indica que se planeó realizar esta operación de forma unilateral y sin notificar a las autoridades venezolanas, lo que podría considerarse una violación del derecho internacional.

Esta revelación plantea serias implicaciones para las ya tensas relaciones entre Estados Unidos y el gobierno de Nicolás Maduro, así como para la percepción de intromisión de Estados Unidos en América Latina. Además, muestra hasta qué punto la DEA estaba dispuesta a llegar para combatir el narcotráfico en un país que expulsó a sus agentes hace casi dos décadas.

El informe revela que algunos aliados cercanos a Maduro, como Alex Saab, estuvieron involucrados en la operación encubierta. Hasta ahora, no estaba claro que las investigaciones estadounidenses contra Venezuela incluyeran tácticas legalmente cuestionables.

Wes Tabor, exagente de la DEA en Venezuela, señaló que las medidas unilaterales y encubiertas pueden ser efectivas cuando se llevan a cabo dentro de los límites y con la responsabilidad adecuada. Sin embargo, tanto la DEA como el Departamento de Justicia se negaron a responder preguntas sobre el informe y la frecuencia de las operaciones unilaterales de Estados Unidos.

El gobierno venezolano no ha respondido oficialmente al informe, pero recientemente Maduro acusó a la DEA y a la CIA de llevar a cabo esfuerzos para desestabilizar el país.

Aunque no se puede responsabilizar legalmente a Estados Unidos por estas acciones, la revelación de esta operación encubierta amenaza con aumentar las tensiones entre ambos países y generar resentimiento en América Latina por la intromisión percibida.

Es importante destacar que la autenticidad del informe no ha sido verificada de manera independiente. Tanto la DEA como el Departamento de Justicia y la oficina de prensa del expresidente Donald Trump y su exasesor de seguridad nacional, John Bolton, se negaron a hacer comentarios al respecto.