¿Qué se sabe del secuestro en Chile de militar retirado venezolano?

0
167

El gobierno de Chile confirmó este miércoles el secuestro de un ciudadano venezolano y decretó el fortalecimiento de sus fronteras para evitar que pueda ser sacado del país.

El viceministro del Interior, Manuel Monsalve, informó tras una reunión de emergencia en el palacio de gobierno el secuestro en la madrugada de este miércoles del ciudadano venezolano, que medios de prensa identifican como el militar en retiro Ronald Ojeda Moreno.

«Lo primero que quiero informar es que efectivamente hubo un secuestro de un ciudadano venezolano durante la madrugada, como ya creo es de conocimiento público, en la comuna de Independencia» en Santiago, dijo Molsalve, a la prensa.

A la reunión en el palacio gubernamental, asistieron la ministra del Interior, Carolina Tohá; de Relaciones Exteriores, Alberto Van Klaveren, y de Justicia, Luis Cordero.

El subsecretario reconoció que frente a este hecho «el gobierno se hace cargo de todas las hipótesis» que han surgido frente a este caso, por lo cual levantó una alerta ante Interpol y decretó el resguardo de las fronteras.

Medios de prensa señalan que entre las teorías que se investigan está la posible participación de miembros de los servicios de inteligencia del gobierno venezolano.

«El gobierno se hace cargo de todas las hipótesis posibles. En ese contexto durante la mañana el Gobierno ha pedido a las policías que refuercen los controles fronterizos, tanto a Carabineros (policía) como a la PDI (policía de Investigaciones)», dijo Molsalve.

También, agregó el funcionario, «se ha solicitado levantar una alerta de Interpol, cuestión que ya se ha hecho».

No obstante, enfatizó Molsalve: «Las responsabilidades, las motivaciones y las hipótesis frente a un delito de esta complejidad corresponde confirmarlas o descartarlas al Ministerio Público en el marco de la investigación».

Más temprano, la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales Antisecuestros (BIPE) de la Policía de Investigaciones (PDI) informó a través de una breve nota que está a cargo de la investigación, aunque no puede entregar «mayores antecedentes» porque la indagatoria «fue decretada secreta».

La autoridad recordó que es la BIPE la encargada de «llevar adelante las diligencias para esclarecer este caso» e insistió que la investigación fue declarada «secreta» por la Fiscalía, por lo que «es imposible entregar detalles».

Aunque la información no es del todo clara de momento, Carabineros (Policía militarizada) y la PDI confirmaron que están investigando la denuncia que habría interpuesto la familia de Ojeda ante el Ministerio Público.

Versiones que circulan en medios chilenos señalan que, al parecer uniformados se hicieron pasar por funcionarios de migración y se llevaron a Ojeda, quien estaba asilado en Chile y se encontraba en ese momento en su casa, en Santiago.

El Canal 13 de Chile reportó que la policía hizo peritajes en un carro que fue abandonado en la autopista Costanera Norte en la comuna de Independencia, en el que hallaron varios celulares y chalecos antibalas.

La desaparición de Ronald Ojeda Moreno la dio a conocer públicamente el investigador criminal Iván Simonovis, quien denunció que «a madrugada de hoy (este miércoles) funcionarios del DGCIM se hicieron pasar por funcionarios de inmigración de Chile y secuestraron al Tte. Ronald Ojeda Moreno. Se desconoce su paradero», escribió en la red social X.

Simonovis es ex comisionado Especial de Seguridad de Inteligencia de Juan Guaidó.

En su perfil de X, Ronald Ojeda Moreno se describe como «expreso político» y «oficial de las Fuerzas Armadas Venezolanas». Además, menciona en su biografía el «premio Sajarov 2017», un premio que entregó el Parlamento Europeo a la oposición venezolana y a los presos políticos.

Ojeda afirma en ese perfil que el 25 de marzo de 2017 lo «secuestró» el régimen venezolano. En esa ocasión, menciona, lo trasladaron a un recinto de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) del país, donde fue torturado. El 30 de noviembre de 2017, se dio a la fuga y se exilió en Chile.

Chile acoge a una gran comunidad de ciudadanos venezolanos, estimada en un millón de personas. Las autoridades investigan también la operación en Chile de bandas internacionales de crimen organizado, como el Tren de Aragua.