Reportan venezolanos entre los desaparecidos en San Andrés: «Tenemos fe de que hayan llegado a Nicaragua»

0
324

Leidy Romero espera con ansias noticias de sus familiares que intentaban llegar a Nicaragua. Lisbeth Gómez, su sobrina de 37 años, y su hijo, José Gabriel Martínez, de 9 años, se encontraban entre los migrantes desaparecidos en el mar Caribe después de partir en una lancha desde la isla de San Andrés.

En una entrevista con el diario nicaragüense La Prensa, Romero relató que sus familiares salieron el 18 de octubre desde Ayacucho, en el estado de Táchira, con la intención de dirigirse a Nicaragua. Desde allí, continuarían su viaje hacia Estados Unidos, donde se encuentra el esposo de Gómez.

La última vez que tuvo noticias de Gómez fue el sábado por la noche, cuando la mujer informó a su suegra que habían sido retenidos durante más de una hora por las autoridades de San Andrés antes de abordar el barco IAS II.

La Fuerza Naval del Caribe y los aviones de la Fuerza Aeroespacial colombiana, en colaboración con los centros de búsqueda y rescate de Panamá, Costa Rica y Nicaragua, están buscando a más de 15 migrantes que se encontraban a bordo de la lancha. Sin embargo, Romero asegura que había más de 30 personas en la embarcación, la mayoría venezolanos.

Según Romero, los migrantes tenían planeado cambiar de lancha en Nicaragua, pero la embarcación nunca llegó. Fue entonces cuando se informó a las autoridades sobre la desaparición de estas personas.

Romero menciona que les han informado sobre la posibilidad de que la embarcación haya sufrido un accidente, que se encuentren en aguas de Nicaragua o que hayan sido secuestrados.

«Tengo esperanza de que hayan llegado a Nicaragua en esa lancha o estén en otro país», expresó Romero.

Este año, la ruta migratoria a través del archipiélago de San Andrés ha ganado popularidad debido al gran número de personas que cruzan el peligroso y denso bosque del Darién, que separa Colombia de Panamá. Se estima que más de 400.000 personas han cruzado esta ruta. Por esta razón, ha aumentado la cantidad de personas que intentan llegar a los siete países centroamericanos que comparten costas.

Los migrantes llegan a las islas como turistas, con toda la documentación legal y boletos de avión, pero luego abordan embarcaciones peligrosas y se entregan a traficantes.

Precisamente, durante el fin de semana, la Armada rescató a 21 migrantes de diferentes nacionalidades, incluidos tres menores de edad, que se encontraban en una embarcación dirigida a Centroamérica.