Salario mínimo en Venezuela, dos años de declive sin freno

0
386

El salario mínimo en Venezuela lleva dos años sin ser ajustado y ha sufrido una reducción del 88% debido a la devaluación del bolívar frente al dólar. Los sindicalistas proponen aumentarlo a 200 dólares al mes para hacer frente a la crisis económica. Los trabajadores han protagonizado numerosas manifestaciones en el país debido a la merma del poder adquisitivo. Según estimaciones independientes, los venezolanos necesitan alrededor de 100 dólares al mes para cubrir necesidades básicas de alimentación. La Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) afirma que cerca del 90% de los trabajadores se dedican a la economía informal o reciben dinero de sus familiares en el extranjero para complementar sus ingresos.

Además del salario mínimo, todos los trabajadores, tanto del sector público como privado, reciben una bonificación de alimentación de 40 dólares. Los empleados públicos, jubilados y pensionados también reciben el ‘Bono de Guerra Económica’, de hasta 60 dólares, que es asumido por el gobierno. Ninguna de estas bonificaciones se tiene en cuenta para el cálculo de beneficios o prestaciones sociales.

Después de casi dos años de diálogo entre el gobierno, los empleadores y los trabajadores, la CTV propuso un aumento del salario mínimo del 5.614% hasta los 200 dólares, aunque reconocen que esta cifra no es lo que realmente esperan ni lo que merecen los trabajadores, pero consideran que es un primer paso para reconstruir los salarios. Esperan que este aumento se haga realidad antes de abril.

A pesar de las sanciones internacionales, el gobierno de Venezuela recaudó 5.750 millones de dólares en impuestos el año pasado y 6.230 millones de dólares por la vía petrolera. Sin embargo, según la CTV, el gobierno insiste en que no hay dinero debido a las sanciones, aunque muchas de estas sanciones no tienen un impacto directo en la economía.

En abril de 2022, se estableció un Foro de Diálogo Social entre el gobierno, los empleadores y los trabajadores con el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Aunque se han celebrado varias sesiones, la CTV afirma que el gobierno no ha mostrado interés en aumentar el salario mínimo. Los trabajadores esperan que este año se logre un salario mínimo decente que mejore su situación, y su actividad en la calle dependerá de los avances del gobierno en cuanto a sus demandas.