Sentencian a 90 cadenas perpetuas al hombre que mató a 23 personas en un tiroteo contra latinos en un Walmart de El Paso Texas

0
658

Con Informacion de CNNe y YouTube

Patrick Crusius, el atacante responsable de la muerte de 23 personas en un tiroteo contra latinos en un Walmart de El Paso, uno de los ataques más mortíferos dirigidos a esta comunidad en la historia moderna de Estados Unidos, fue condenado a 90 cadenas perpetuas consecutivas por un juez federal este viernes.

Crusius se declaró culpable de los cargos en febrero, incluyendo delitos de odio, relacionados con el ataque ocurrido en 2019. En otro caso a nivel estatal, en el que se ha declarado inocente, podría enfrentar la pena de muerte.

Durante la audiencia de sentencia, que comenzó el miércoles, Crusius tuvo que enfrentarse a los testimonios angustiantes de los familiares de las víctimas y los sobrevivientes, quienes compartieron declaraciones conmovedoras sobre las consecuencias del ataque y los efectos devastadores del agresor.

Algunos familiares de las víctimas confrontaron a Crusius en la corte, con los ojos llenos de lágrimas, acusándolo de ser un «cobarde ignorante», un «parásito malvado», un «monstruo» y un «racista».

El tiroteo en El Paso refleja los temores que los descendientes de una masacre ocurrida en 1915 en la frontera entre Estados Unidos y México habían advertido. Según las autoridades, Crusius ingresó al Walmart de El Paso con la intención específica de matar a mexicanos e inmigrantes. Ocho de las víctimas mortales eran ciudadanos mexicanos, según el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard. Se cree que Crusius publicó una diatriba llena de odio en línea minutos antes del tiroteo, en la que defendía creencias xenófobas y de supremacía blanca.

Durante los dos días de testimonios, una niña sobreviviente del tiroteo, vestida con una camiseta que decía «El Paso Strong», luchó por hablar entre sollozos mientras describía su terror y dolor.

«Solía ser una adolescente feliz y normal, hasta que un cobarde decidió usar la violencia contra los inocentes», dijo. «Ya no soy tan feliz como antes».

Un joven jugador de fútbol identificado en la corte como G.A. también compartió el horror que vivió durante el tiroteo.

«Aún recuerdo todo con claridad, a pesar de haber intentado borrarlo de mi memoria», dijo G.A.

Inicialmente, el agresor se había declarado inocente de los cargos federales, pero cambió su declaración en febrero después de que los fiscales anunciaron que no buscarían la pena de muerte.