Solidaridad silenciosa en Moscú en homenaje a Navalni

0
254

En un silencio absoluto, cientos de habitantes de Moscú se reunieron el sábado para rendir homenaje al fallecido opositor ruso Alexéi Navalni, de 47 años, depositando flores en su memoria. Navalni, considerado por muchos como un símbolo de esperanza, cumplía una condena de 19 años en una prisión en el Ártico cuando las autoridades penitenciarias anunciaron su muerte el viernes, lo que generó conmoción entre sus seguidores.

La policía cerró la plaza donde se encuentra el monumento a las víctimas de las represiones políticas bajo la URSS, un lugar de encuentro tradicional para la oposición cerca de la avenida Sajarov, que lleva el nombre del famoso disidente soviético. En el monumento, conocido como el «Muro del luto», los moscovitas depositaron cientos de flores, retratos de Navalni y velas. Algunos incluso llevaron a sus hijos. Las mujeres lloraban.

Las pancartas depositadas entre las flores llevaban mensajes como «Nunca olvidaremos, nunca perdonaremos», «Rusia será libre», «¿Quién es el siguiente?» y «Su corazón latía por todos nosotros». Un conductor de 40 años llamado Alexandre expresó: «Navalni nos dio la esperanza de que la injusticia podría ser vencida. Gracias a él, creí que un día podríamos construir la ‘maravillosa Rusia del futuro'».

A pesar del tono pacífico de la manifestación, la represión habitual no se hizo esperar. Según informes, unas quince personas fueron detenidas ese sábado y los periodistas fueron impedidos de acercarse al monumento por la noche.

El viernes por la noche, cientos de rusos también habían depositado flores frente a otro monumento dedicado a las víctimas del Gulag, la piedra de Solovki, en la famosa plaza de la Lubiana, la sede del antiguo KGB soviético y ahora del FSB ruso.

En los últimos dos días, un total de 359 personas fueron detenidas en reuniones similares en honor a Navalni en toda Rusia, según el recuento de la ONG especializada OVD-Info. Además, se llevaron a cabo numerosas acciones espontáneas en todo el mundo, en países donde hay una gran cantidad de rusos exiliados, como los países bálticos y Berlín.