Sueño americano roto: Familias migrantes venezolanas se regresan a su país

0
377
,Migrantes venezolanos

Muchos venezolanos siguen con la idea de salir de su país hacia los Estados Unidos (EE.UU.) a buscar una mejor calidad de vida, sin embargo, quienes se encuentran en esta nación tienen otra perspectiva que los hace cambiar de opinión.

Por El Político

En la actualidad son más de medio millón de inmigrantes que provienen del país caribeño, la gran mayoría de forma ilegal y bajo circunstancias deplorables, usando los accesos más peligrosos del continente para llegar a EE.UU.

Dentro de estas historias de familias venezolanas que arriban a esta nación se encuentra la de Andrea Carolina Sevilla, quien ella con el apoyo de sus padres viajó al país norteamericano con la finalidad de una mejor educación, meta que lleva cinco meses sin poder cumplirse.

Los padres de esta joven no han podido inscribirla en la escuela a pesar de ser el objetivo principal de la familia. La razón de aventurarse a la travesía de ser inmigrantes es debido a la realidad de su país en términos académicos.

En Venezuela la educación no es solo ineficiente, sino que es una de las más deplorables del continente. La mala situación de los planteles, el sueldo nefasto de los profesionales de la educación que los lleva a no estar conformes con su labor, la desastrosa situación económica que lleva a las familias a no poder darle lo necesario para la educación de sus hijos, entre otros factores, han empujado a la población estudiantil al ámbito laboral a edades tempranas.

Todo por querer superarse

El estar en un aula de clases en Venezuela es un privilegio que pocos pueden tener, y el que esa educación sea óptima es un lujo que poseen quienes tengan una estabilidad económica sólida, lo cual representa una minoría nacional. Solo quienes puedan pagar una institución privada podrán tener una formación sin tapujos y de nivel.

Sin embargo, la familia Sevilla al llegar a este país se percatan de que no es lo que pensaban. En los EE.UU. a pesar de ser un país estable en muchos ámbitos, actualmente no parece la mejor alternativa para los indocumentados que buscan el anhelado “sueño americano”.

Lee más en El Político