Transportadora de carga Yellow se declara en bancarrota; dejará sin empleo a 30.000 trabajadores

0
332

La empresa de transporte de carga Yellow, la tercera más grande de Estados Unidos, ha presentado una declaración de bancarrota, lo que resultará en la pérdida de empleo para más de 30.000 trabajadores, según informes de medios este lunes.

Con sede en Nashville, Tennessee, la empresa se acogió al Capítulo 11 de protección por bancarrota ante el Tribunal de Bancarrotas del Distrito de Delaware el domingo.

«Es con profunda decepción que Yellow anuncia su cierre después de casi cien años en el negocio», dijo Darren Hawkins, director ejecutivo de la firma, en un comunicado. «Hoy en día no es común que alguien trabaje para una compañía durante 20, 30 o incluso 40 años, pero muchos en Yellow lo han hecho. Durante generaciones, Yellow ha proporcionado empleos sólidos, bien remunerados y gratificantes para cientos de miles de personas», añadió.

Esta decisión marca la mayor quiebra que ha tenido lugar en el sector de camiones de transporte y cancela cualquier esperanza de que Yellow pudiera encontrar un inversor dispuesto a rescatarla en el último momento.

En su presentación ante el Tribunal de Bancarrotas, Yellow estimó que sus activos tienen un valor de 2.150 millones de dólares, mientras que sus deudas suman 2.590 millones de dólares.

Entre las deudas aseguradas se incluye un préstamo de 484.3 millones de dólares, siendo Apollo Management el acreedor más grande, y otro préstamo de unos 737 millones de dólares del Departamento del Tesoro.

La compañía no ha entrado en incumplimiento de pago de su deuda principal asegurada, lo que sugiere que los acreedores asegurados podrían recibir pagos cuando la empresa proceda a vender sus activos.

«La noticia es desafortunada pero no sorprendente», dijo en un comunicado Sean O’Brien, presidente del sindicato Teamsters, cuando Yellow anunció el cese de operaciones a fines de julio. «Yellow históricamente ha demostrado que no podía manejar su situación a pesar de las miles de millones de dólares en concesiones de los trabajadores», añadió.

O’Brien recordó que la empresa había recibido cientos de millones de dólares en fondos de ayuda del gobierno federal. «Este es un día triste para los trabajadores y para la industria de transporte de carga en el país», concluyó.

Hace menos de tres años, en medio de la pandemia, Yellow aceptó un préstamo de más de 700 millones de dólares del gobierno federal a cambio de una participación del 30% en la empresa. Esta ayuda le permitió mantenerse a flote durante un proceso de reestructuración.

Durante el último año, Yellow y los Teamsters han estado en negociaciones y la empresa no pudo implementar su propuesta de cambio en las operaciones, que había calificado como crucial para su supervivencia.

Yellow cuenta con una flota de alrededor de 12.000 camiones para el transporte de mercancías de tamaño mediano en todo el país para empresas como Walmart y Home Depot.

En mayo, Yellow informó pérdidas de 54.6 millones de dólares en el primer trimestre de este año.

A fines de junio, la empresa presentó una demanda contra los Teamsters por 137 millones de dólares, alegando que el sindicato la había llevado a una «espiral fatal» al oponerse a la reestructuración y modernización de sus operaciones.

La situación alcanzó un punto crítico en julio cuando Yellow no realizó los pagos requeridos en el convenio colectivo.

El 23 de julio, la empresa evitó por poco una huelga al obtener una extensión de 30 días para el pago de estas contribuciones.