Un agujero gigante en la capa de ozono se ubicó sobre Argentina y sería el más extenso desde 2015

0
527

Se está pronosticando que el «agujero de ozono» de este año podría ser el más grande desde 2015, según informes del Servicio Meteorológico Nacional. Se espera que el agujero avance hacia el sur de Argentina y Chile en la primera semana de octubre, aunque aún no está confirmado.

El adelgazamiento de la capa de ozono sobre la Antártida durante la primavera y el verano aumenta el riesgo de daños por la exposición a los rayos ultravioleta del sol. Se recomienda utilizar sombrero, gafas de sol adecuadas y protector solar para protegerse.

El Servicio de Vigilancia de la Atmósfera de Copernicus (CAMS) de la Unión Europea ha informado que el agujero de ozono antártico de este año ha tenido un comienzo temprano. En agosto, se detectó un desarrollo más temprano de lo habitual, alcanzando un área de más de 16 millones de kilómetros cuadrados a partir del 29 de agosto.

La capa de ozono ha protegido la vida en la Tierra durante millones de años al actuar como un escudo contra las dañinas radiaciones ultravioleta del sol. Cuando la columna total de ozono está por debajo de las 220 unidades Dobson, se considera que hay un «agujero de ozono». Esta área se ve circular en las imágenes satelitales.

Cuando el área del agujero aumenta, el sur de Sudamérica puede quedar expuesto a masas de aire con baja concentración de ozono provenientes de la Antártida. Los valores mínimos de la columna de ozono han sido inferiores al promedio durante julio y agosto, pero están volviendo a valores más típicos a medida que aumenta el área del agujero de ozono.

En 2023, el desarrollo del agujero de ozono ha comenzado de manera inusualmente temprana, siguiendo valores mínimos históricamente bajos en julio. Según los expertos de CAMS, el agujero de ozono de este año es el décimo más grande registrado para el mes de agosto en los últimos 43 años.

Una posible explicación para este comienzo anticipado es el aumento de vapor de agua en la atmósfera causado por la erupción del volcán Hunga Tonga en diciembre de 2021 y enero de 2022. El agotamiento del ozono se ve favorecido por los procesos químicos que ocurren en las nubes estratosféricas polares, las cuales tienen mayor probabilidad de formarse cuando los niveles de vapor de agua son altos.

Es importante destacar que las sustancias que agotan la capa de ozono son principalmente de origen humano y han sido emitidas por diversas industrias desde la década de 1960. Desde la implementación del Protocolo de Montreal en 1987, que ha reducido progresivamente las emisiones, se han observado signos significativos de recuperación de la capa de ozono.

Sin embargo, estas sustancias permanecerán en la atmósfera durante muchas décadas, por lo que se espera que se necesiten alrededor de 50 años para que las concentraciones vuelvan a los niveles preindustriales y ya no se experimenten agujeros de ozono.

El director de CAMS, Vincent-Henri Peuch, ha destacado la capacidad de la tecnología actual para monitorear en tiempo real el desarrollo de los agujeros de ozono y evaluar los factores que influyen en ellos. También ha mencionado que el impacto de eventos como la erupción del volcán Hunga Tonga-Hunga Ha’apai del año pasado en el desarrollo del agujero de ozono de este año sigue siendo un tema de investigación para los científicos.