Un informe asegura que el 88% de los cubanos vive en la pobreza extrema

0
535

Un reciente estudio publicado por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) revela que la situación de pobreza extrema en Cuba afecta al 88% de la población. Este informe, denominado VI Informe sobre el Estado de los Derechos Sociales en Cuba, se basa en 1.354 entrevistas realizadas en 75 municipios del país.

Según los datos recopilados, la tasa de pobreza ha aumentado en 13 puntos en el último año. Para ser considerados dentro de esta categoría, los ciudadanos deben tener ingresos inferiores a 1,90 dólares diarios para una familia de tres personas. Además, el estudio destaca que el 70% de los entrevistados muestra una creciente preocupación por la crisis alimentaria, convirtiéndose en el principal problema para la población cubana. Otros problemas destacados son los bajos salarios (50%) y la inflación (34%).

El OCDH atribuye este empeoramiento de la situación a las crisis estructurales y acumuladas, así como a la falta de voluntad política por parte de las autoridades para implementar los cambios necesarios en el país. De hecho, el 68% de los encuestados califica la gestión del régimen como «muy negativa», y el 86% critica la labor de las autoridades en materia económica y social.

La falta de recursos para adquirir alimentos y medicinas es una realidad para muchos cubanos. Según el estudio, el 48% de los encuestados afirma haber dejado de comer por falta de dinero, mientras que el 32% señala que no pudo comprar medicamentos debido a su alto precio o a la escasez en el mercado. Además, el 62% de los ciudadanos tiene dificultades incluso para adquirir los productos más esenciales para su supervivencia.

El informe también destaca que el valor de la moneda cubana en el mercado no estatal ha sido muy inestable en los últimos meses, lo que agrava aún más la situación económica de la población. El Observatorio Económico, un servicio del OCDH, estableció una tasa de cambio de 1 dólar a 180 cup como referencia para los cubanos. Según esta tasa, los hogares que ingresan menos de 30.780 cup al mes se considerarían en situación de pobreza.

En cuanto a las remesas familiares, el estudio revela que los grupos de edades de 31 a 45 años y de 46 a 60 años son los que más frecuentemente reciben este tipo de ayuda económica (29% y 31%, respectivamente). Por otro lado, los mayores de 70 años son los que menos reciben remesas (17%). En términos raciales, el 31% de las personas de raza blanca reciben remesas, seguido por el 25% de la población mestiza o mulata, y el 21% de la población de raza negra.

En resumen, el estudio del OCDH pone de manifiesto la grave situación de pobreza extrema que atraviesa la mayoría de la población cubana, así como la creciente preocupación por la seguridad alimentaria y las dificultades para adquirir productos básicos. Estos problemas, sumados a la falta de voluntad política por parte de las autoridades, continúan afectando negativamente la calidad de vida de los ciudadanos en la isla.