Unidad, entusiasmo y deseo de cambio: las primarias opositoras movilizaron a toda Venezuela

0
307

Desde las primeras horas de la mañana, en varios centros de votación se congregaron personas esperando pacientemente la instalación de las mesas para ejercer su derecho al voto en las elecciones primarias convocadas por la mayoría de la oposición venezolana. En las colas, que en algunos lugares llegaban a tener más de 400 personas, se podía escuchar una gran cantidad de murmullos, opiniones y conversaciones entusiastas. Todas se resumían en una idea principal: el deseo de cambio. Aunque estas no eran elecciones generales, el ambiente, la emoción y hasta el nerviosismo que se vivió desde temprano en las calles de Caracas y en todo el país era muy similar al de cualquier otra fiesta electoral.

Pasadas las 8:00 am en el centro de votación de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), ubicada en Montalbán, casi 100 personas esperaban a las afueras de uno de los edificios de laboratorios para ingresar a votar. Muchos celebraron con un aplauso cuando finalmente comenzó la jornada, que sufrió un pequeño retraso debido a la demora en la llegada del material electoral.

En la cola de este punto de votación, donde predominaba la presencia de adultos mayores, muchos manifestaron la necesidad de recuperar el poder del voto para lograr un cambio en el país en las próximas elecciones presidenciales. «Solo queremos que nuestros hijos regresen a su país. Queremos conocer a nuestros nietos», señaló una mujer justo antes de ingresar al centro de votación.

En la Plaza Washington, en El Paraíso, la afluencia de votantes era un poco más moderada hacia las 9:00 am. Según los miembros de mesa, las tres mesas electorales asignadas para este punto en las primarias ya estaban instaladas desde las 7:30 am. Aunque el proceso avanzaba con rapidez, algunas personas tuvieron problemas porque no aparecían en los cuadernos de votación.

A pocos metros de distancia, en el Colegio San José de Tarbes de El Paraíso, la situación era muy diferente. Una cola de más de 400 personas se extendía a las afueras de esta instalación, mientras que en el interior se veía a otro gran número de ciudadanos, muchos de ellos desorientados por la falta de información sobre el lugar asignado para votar.

En este colegio, que agrupaba un total de 14 centros electorales de la zona, el proceso electoral comenzó con bastante retraso debido a que no llegó completo el material electoral. Aunque algunas personas se vieron obligadas a retirarse después de las 10:00 am ante la falta de avance en la votación, la gran mayoría se mantenía animada en las afueras. «Esto es un ensayo para las elecciones presidenciales», indicaban algunos de los votantes en la larga fila.

El centro de votación ubicado en el colegio Patronato San José de Tarbes, donde votaban los vecinos de Bellas Artes y La Candelaria, tuvo que cambiar de lugar debido a amenazas por parte de los colectivos. Fueron reubicados en la plaza La Estrella, cerca de la Estación de Servicio.

En este punto, las colas para las diferentes mesas de votación se extendían por varios metros, incluso después de que comenzó a llover y los trabajadores del centro tuvieron que usar paraguas para proteger el material electoral.

Después de las amenazas recibidas en el colegio Patronato San José de Tarbes, los miembros de mesa en la plaza La Estrella se mostraban inquietos y escépticos ante los trabajadores de la prensa. Incluso, según contaron algunos de los votantes, un fotógrafo fue golpeado porque no llevaba ninguna identificación. El equipo de El Nacional también fue cuestionado por un miembro electoral que exigió ver los carnets de prensa para permitir la cobertura.

En la plaza Brión de Chacaíto, uno de los puntos de votación más grandes de Caracas, las colas estaban organizadas por sectores y parroquias, lo que permitía que el gran número de votantes fluyera más rápidamente.

A las 11:30 am, en este punto ejerció su derecho al voto el periodista venezolano Roland Carreño, quien fue excarcelado hace algunos días después de pasar tres años en prisión por razones políticas.

En declaraciones a El Nacional, Carreño consideró que este proceso es el reflejo de un país que no se rinde. Instó a los venezolanos a la reconciliación y a la unidad para lograr un cambio positivo en Venezuela.

«Aquí no queremos imposiciones, queremos que fluya la naturaleza propia de una sociedad democrática. Uno sale después de tres años de un espacio duro, difícil y complejo como es la cárcel y te encuentras con que el deseo y las emociones democráticas están intactas y van en aumento», manifestó momentos después de encontrarse con la candidata a la primaria Tamara Adrián, con quien compartió un abrazo prolongado.

Adrián dijo a los medios de comunicación que la voluntad del pueblo expresada hasta ahora es un reflejo de la necesidad de cambio de los venezolanos, quienes desean reunirse con sus seres queridos que han emigrado del país y anhelan tener una mejor calidad de vida.

Sobre las críticas realizadas al proceso por parte del también candidato Carlos Prosperi, abanderado de Acción Democrática, Adrián señaló que si un grupo tuvo más miembros de mesa en las primarias fue porque lo propuso con antelación y estaba en capacidad de asumir los costos para movilizar a esas personas. «Si hubieras propuesto más, habrías tenido más», puntualizó.

En este punto también habló el dirigente político y presidente de Liderazgo por Venezuela, Luis Palocz, quien señaló que a pesar de la tensión generada en las últimas horas, en los puntos de votación para las primarias en Chacao, los testigos de mesa de los diferentes partidos convivían con total normalidad.

Palocz señaló que la alcaldía de dicho municipio del estado Miranda no brindó ningún apoyo para la organización de la primaria. Cabe destacar que hace unos días, el partido Fuerza Vecinal, al cual pertenece el alcalde Gustavo Duque, pidió la suspensión del proceso electoral opositor.

En el punto ubicado en la plaza de Los Palos Grandes, que reúne a más de 4.000 votantes de tres centros de votación, a la 1:00 pm estaban activas tres mesas de votación. Hasta ese momento, más de 800 personas habían sufragado y casi 200 seguían en cola.

En el municipio Sucre de Miranda, específicamente en el centro ubicado junto a la iglesia de La California, cientos de votantes esperaban poder votar casi a las 2:00 pm en alguna de las seis mesas. A pesar del sol inclemente en esta parte de la ciudad, los ciudadanos conversaban alegremente mientras esperaban. «Hay que salir a votar, el país tiene que entender que es la única salida que tenemos para poner fin a este sufrimiento», manifestó uno de los votantes que prefirió no identificarse.

Las primarias opositoras, que enfrentaron numerosos desafíos para llevarse a cabo, lograron movilizar a un gran número de ciudadanos, muchos de los cuales durante los últimos años se mantuvieron alejados de los temas políticos debido a los errores cometidos por gran parte de la dirigencia.

Más allá de consolidar a un candidato y líder que representará a las fuerzas democráticas en las elecciones presidenciales del próximo año, las primarias volvieron a unificar a los venezolanos para expresar su descontento con el gobierno a través de las urnas.