Venezuela y María Corina Machado se acercan a una importante encrucijada

1
302

A medida que nos acercamos a las primarias organizadas por la oposición, se vislumbra una encrucijada inevitable. Nos preguntamos qué sucederá después de las primarias, una vez que se conozca el nombre del ganador. ¿Cómo reaccionará el régimen de Nicolás Maduro? ¿Y la oposición? ¿Y el mundo exterior que observa nuestros acontecimientos?

Es ampliamente conocido el favoritismo que María Corina Machado ha recibido. Su victoria parece ser el resultado más probable de estas primarias.

Sin embargo, surgen preguntas: ¿aceptará el régimen de Nicolás Maduro a María Corina Machado como candidata de la oposición en las elecciones presidenciales de 2024? Aunque actualmente existe una «inhabilitación» impuesta arbitrariamente por el régimen como una maniobra política, esto no descarta la posibilidad de que consideraciones estratégicas o presiones externas puedan llevar a levantar esta sanción de manera unilateral.

Si esto no sucediera, María Corina Machado y Venezuela se enfrentarían a una segunda encrucijada. Por un lado, podrían aceptar la inhabilitación y buscar la aceptación del régimen y el respaldo unificado de la oposición para que la ganadora «inhabilitada», con el apoyo popular, pueda designar a su sucesor. Por otro lado, podrían seguir adelante con la candidatura de María Corina, contando con el respaldo popular, a pesar de la inhabilitación claramente arbitraria, lo cual desencadenaría una crisis política doméstica y regional con resultados impredecibles.

Estas dos alternativas plantean diferentes desafíos. La primera, de naturaleza estratégica, podría obtener el apoyo de la sociedad civil en general, pero sería difícil obtener el respaldo de los partidos opositores, debido a agendas personalistas dentro de la oposición. Sin embargo, esta alternativa podría tener un gran mérito estratégico si María Corina logra designar a un sucesor con un calibre democrático y de liderazgo similar al suyo.

Por otro lado, la segunda alternativa, de naturaleza principista, encarna el lema de María Corina Machado de «ir hasta el final». Esta opción presentaría su victoria electoral como la expresión legítima de la voluntad popular, en contraste con la decisión arbitraria de su inhabilitación. Esta alternativa es más arriesgada, ya que podría generar un conflicto político y social de gran magnitud en el país y posiblemente en la región. Sin embargo, es una opción que está alineada con principios y valores universales y no hace concesiones a un régimen represivo e ilegítimo.

El problema actual en Venezuela es principalmente ético, no estratégico. La solución debe abordarse desde principios y valores universales e inmutables, en lugar de hacer concesiones a un régimen ilegítimo. Es necesario enfrentar el problema desde una perspectiva principista, aunque sea el camino más difícil, en lugar de acomodarse al régimen y aceptar «comer sapos» para obtener concesiones.

En conclusión, apoyo la opción de ir hasta el final, aunque también respetaría la alternativa estratégica de nombrar un sucesor, siempre y cuando María Corina tenga la última palabra sobre su identidad y este sucesor posea credenciales impecables. Esta opción pragmática no comprometería el rumbo positivo de la nación a largo plazo ni obligaría a hacer concesiones inaceptables.

1 COMENTARIO

  1. Yo entiendo la posicion de la señora Machado de «hasta el final» a pesar que ni siquiera ella se imagina cual es. Lamentablemete ella esta pagando las consecuencias del desastre politico cometido por Juan Guaido y su banda de delinmigos que le dio alas al gobierno de Nicolas Maduro. Diosdado Cabello es un bandido pero te esta cumpliendo lo que te prometio.

Los comentarios están cerrados.