FBI retoma caso de niña desaparecida en Florida en 1982: Esto es lo que se sabe

0
423

Desde hace 50 años, el FBI está en vilo por un caso que sigue sin dar indicios de resolverse. A pesar de que cada vez parece más lejana la posibilidad de esclarecer los hechos, los agentes no pierden las esperanzas de encontrar a una mujer desaparecida el 6 de diciembre de 1982 en Homestead.

Por Miami Diario

Ese trágico día, Maribel Oquendo Carrero, de tan solo 9 años, salió de su casa a comprar caramelos a la tienda de su vecindario. La niña realizó todo el recorrido a pie y según la investigación del FBI, llegó hasta el establecimiento comercial y realizó sus compras.

Al cabo de más de media hora, su hermana mayor y su madre notaron que era rara su tardanza. De inmediato se dirigieron a la tienda Food Spot #21 en el Sky Vista Shopping Center, donde un dependiente les dijo que subió a un carro con varios hombres que aparentemente la estaba esperando. Esa sería la última vez que alguien la vio.

Ese día vestía una camiseta blanca, pantalones azules y rosados, y zapatos nuevos de color marrón y crema. Desde entonces los investigadores la han buscado sin descanso, junto a quién fue su secuestrador.

¿La secuestro su padre?

Desde la desaparición de Maribel, su hermana mayor, Clarabel Garay, no ha parado de buscarla por toda Florida. Para esta labor también ha contado con la ayuda de la Policía de Homestead.

Ella tiene fuertes sospechas de que a su hermana menor la secuestró su padre, Emilio Oquendo, quien había jurado venganza a la madre de ambas por haberlo abandonado. Después de muchos años de búsqueda, en 2021 logró dar con este sujeto, pero en ese entonces ya contaba con 83 años y padecía de demencia.

Durante el encuentro, Clarabel afirma que su padre nunca le dijo si sabía algo sobre su hermana. No obstante, le hizo un comentario que aún al día de hoy sigue dando vueltas en su cabeza. “De la misma manera que me encontraste a mí, puedes encontrarla a ella”.

Algunos días después, Oquendo decidió conversar brevemente con el medio El Nuevo Herald y aseguró que no tuvo nada que ver con la desaparición de la niña.  Además, aseveró que tenía siete años al momento de lo ocurrido y que no desapareció en una tienda, sino en el colegio. Sobre esto último no ofreció mayores detalles.

Clarabel relató que volvió a tener varios encuentros con su padre, ya de 83 años, y muchas veces le rogó que le diera información. Pero él solo decía  que no sabía nada y luego se echaba a reír. Lea más aquí.