COLOMBIA REPITE GUION DE DETRUCCIÓN | El “copy and paste” de Petro de la reforma agraria de Chávez 

0
329

Es bien sabido que Petro se inspira en el socialismo del siglo XXI de Chávez, lo que queda evidenciado en su estrecha relación con el líder venezolano. Sin embargo, algunos escépticos se aferran a la idea de que Petro se adhiere a las normas constitucionales y presenta un discurso conciliador y democrático. Para convencer a estos incrédulos, es necesario mostrar la realidad, como lo que está ocurriendo con la reforma agraria.

Petro utiliza un discurso engañoso para atraer a los empresarios rurales con su oferta de compra de tierras, sin embargo, la realidad es que esta oferta nunca se concretará. Además, está introduciendo normativas legales que son copias exactas de la «reforma agraria» de Chávez, que estatizó la tierra y ha llevado a la pobreza y el hambre en Venezuela.

Chávez, al igual que Petro, declaró que «la propiedad privada no es sagrada» y expropió tierras, negando que esto fuera ilegal. La Ley de Tierras y Desarrollo Agrario de 2001 fue el marco legal utilizado por Chávez para llevar a cabo su reforma agraria socialista. Esta ley permitió expropiar las tierras de los grandes hacendados que no estuvieran siendo cultivadas, argumentando que una tierra ociosa estaba en condición de ilegalidad.

Algunos artículos de esta ley son especialmente relevantes, como el artículo 6 que considera al latifundio y la tercerización como mecanismos contrarios al desarrollo agrario nacional. El artículo 35 define como tierras ociosas aquellas que no estén siendo desarrolladas productivamente y establece que se consideran de uso no conforme aquellas que no se ajusten a los planes nacionales de desarrollo y seguridad agroalimentaria. El artículo 68 declara de utilidad pública las tierras con vocación agrícola, sujetas a los planes de seguridad agroalimentaria. Y el artículo 76 establece que, en caso de no lograr una negociación favorable, se procederá a la expropiación forzosa.

En Colombia, el Congreso, sumiso al ideario socialista de Petro, aprobó en la Ley del Plan de Desarrollo el artículo 61, que permite la expropiación exprés de tierras. Este artículo establece que, en caso de que los propietarios no quieran vender sus fincas, la Agencia Nacional de Tierras realizará un análisis de la explotación económica o uso del predio y, si considera que no se están utilizando adecuadamente, puede proceder a la expropiación forzada. Esta medida se inspira en la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario de Venezuela, que ha llevado a la expropiación de millones de hectáreas y a la escasez de alimentos en ese país.

Para concretar la estatización de las tierras rurales en Colombia, se está preparando un decreto que reglamentará la expropiación de la propiedad rural. En este decreto se propone que la Agencia Nacional de Tierras asuma los procesos administrativos, eliminando la etapa judicial implementada en 2017, y agilizando los mecanismos para cumplir con la meta de 500,000 hectáreas expropiadas por año. Si un propietario se niega a vender su predio, se procederá a la expropiación de las partes que el gobierno considere no aprovechadas. El gobierno tendrá la autoridad para decidir qué se considera como explotación y se establecerá la extinción de dominio para las tierras que no estén siendo económicamente explotadas o que violen las normas ambientales. Si el propietario reconoce que ha incumplido las obligaciones, podrá ofrecer el predio para su compra.

Es evidente que la compra de tierras por parte de Petro fue solo una estrategia para tranquilizar a los propietarios, ya que el gobierno se ha dotado de mecanismos legales para llevar a cabo la expropiación exprés de los predios. Aquellos que continúen creyendo en el discurso de Petro y su ministra de agricultura chavista están permitiendo ser engañados. La realidad es clara: Petro está impulsando la estatización de las tierras rurales en Colombia, siguiendo el modelo chavista que ha llevado a la pobreza en Venezuela.

En resumen, Petro ha copiado el ideario socialista de Chávez en varios aspectos, especialmente en lo que respecta a la reforma agraria. A pesar de su discurso conciliador, Petro está implementando normativas legales que permiten la expropiación de tierras en Colombia, siguiendo el mismo camino que ha llevado a la pobreza y el hambre en Venezuela. Es importante estar atentos a estas acciones y no dejarse engañar por promesas vacías.

El Nacional