Papa propone «corredores humanitarios» para migrantes

0
282

El papa Francisco recibió el sábado a miles de migrantes y organizaciones de beneficencia que los hospedan en Italia, como parte de su campaña para promover vías legales de migración a Europa como alternativa al tráfico de seres humanos que, según él, ha convertido al mar Mediterráneo en un “cementerio”.

Francisco dijo que los “corredores humanitarios” que funcionan en Italia desde 2016 han salvado vidas y ayudado a los solicitantes de asilo a aclimatarse mientras agrupaciones de la Iglesia les brindan vivienda, educación y oportunidades de trabajar.

“Los corredores humanitarios no sólo buscan traer migrantes a Italia y otros países europeos, rescatándolos de situaciones de incertidumbre, peligro y esperas interminables; también trabajan por la integración”, afirmó.

La organización católica Sant’Egidio, la Federación de Iglesias Evangélicas y la Iglesia Valdense encabezan la iniciativa ecuménica de transferencia humanitaria a Italia, que ha llevado a más de 8.000 personas a Europa, se informó en la reunión.

Los participantes en ese programa identifican a los candidatos al asilo en los campamentos de refugiados y realizan los trámites iniciales para llevarlos a Italia por razones humanitarias. Cuando llegan, se les ayuda a asentarse y solicitar asilo.

Familias de Siria, Afganistán, Ruanda y Ucrania asistieron a la reunión con el papa el Aula Pablo VI en el Vaticano.

“Era importante para mí venir aquí y mostrarle al mundo que los corredores humanitarios son una de las cosas más hermosas del mundo que se les puede ofrecer a quienes merecen” seguridad y dignidad, declaró Oliver Chris I. Kabalisa, un ruandés de 22 años. “Como refugiados, no abandonamos nuestro país porque queremos, sino porque se nos obliga por la fuerza”.

La refugiada afgana Nazani Shakvulla dijo que las mujeres en su país tienen vedada la educación, el trabajo y los viajes, y que necesitan ayuda del Vaticano y los grupos de beneficencia “para apoyar los corredores humanitarios y encontrar una manera de evacuar o de conseguir que las niñas en Afganistán puedan educarse”.